Las tecnologías limpias una industria sostenible y rentable

Las tecnologías limpias una industria sostenible y rentable

Aunque parece no estar en su mejor momento el auge y movimiento a favor de estas tecnologías presagian un buen futuro.
Se podría pensar que ya pasó el momento estelar de las tecnologías limpias. En los dos últimos años, las acciones de muchas de estas empresas han tenido un pobre rendimiento. La energía solar sufrió un fuerte golpe por la decisión de la Comisión Europea de ir reduciendo los subsidios para las energías renovables hasta su eliminación en el 2017.En el 2013, la instalación de paneles solares cayó cerca de un 60 por ciento en Alemania y 70 por ciento en Italia. Mientras tanto, en el Reino Unido menos del 30 por ciento de las propuestas empresariales de tecnologías limpias en etapa temprana obtuvieron financiación de los fondos de capital de riesgo.

La verdad es que ya hemos estado en ese punto. Las dificultades son síntoma de un ciclo que caracteriza a las tecnologías emergentes: excitación, expectativas desmesuradas y consolidación, seguida finalmente por estabilidad y reanudación del crecimiento. De hecho, los acontecimientos que subyacen a estas noticias son señales de una transformación mucho más significativa: las tecnologías limpias se están volviendo viables en términos comerciales.

La confianza en su futuro se basa en la necesidad de soluciones sostenibles para un planeta cada vez más pudiente. Se espera que la cantidad de consumidores de clase media bordee los 3.000 millones en 20 años, en comparación con los 1.800 millones de hoy. Para sus nuevos hábitos de vida se requerirán recursos, entre ellos energía. Este aumento de la demanda ocurrirá en momentos en que descubrir, desarrollar y extraer nuevas fuentes de energía será cada vez más complejo y costoso. Por ejemplo, en los últimos 12 años el costo real promedio de construir un pozo petrolero se ha duplicado, y en años recientes han sido pocos los descubrimientos mineros, a pesar de los costosos esfuerzos de este sector. En comparación, los costos de las energías limpias se inclinan en la dirección opuesta, justo cuando su necesidad se vuelve apremiante, en especial en algunas grandes ciudades en expansión. Una pregunta crucial para el desarrollo de las tecnologías limpias es si necesitan apoyo normativo. No hay duda de que retirar las subvenciones en Europa significó un duro golpe: Alemania e Italia perdieron sus lugares (primero y segundo, respectivamente) en la clasificación de nuevas instalaciones de energía solar, ocupados ahora por China y Japón. Pero en el ámbito global la industria de la energía solar ha crecido a un ritmo anual promedio del 57 por ciento desde 2006.